fbpx

SARAH BREEDLOVE: MADAM C.J.WALKER

MADAM C.J.WALKER:  Podcast Lila 71

¿Sabías qué Sarah Breedlove, más conocida como Madam C.J.Walker, fue la primera mujer millonaria hecha a sí misma en EEUU?

La historia de Sarah Breedlove es la historia de un triunfo personal

Ella fue una mujer que creyó en sí misma a pesar de todas las adversidades y contratiempos que vivió.

Sarah se convirtió en una empresaria y filántropa estadounidense que participó activamente en el proceso de liberación de la mujer y de la población afroamericana.

Descúbrela en nuestro Podcast Lila 71 👇

Sarah Breedlove, la protagonista de nuestro Podcast Lila de hoy, fue una emprendedora nata, una visionaria en el mundo de la cosmética. Fundó su propia compañía: la Madam C.J. Walker Manufacturing Company en la que vendía una línea de cosméticos de belleza para el cabello de la mujer afroamericana que se convirtió en todo un éxito empresarial.

Sarah Breedlove

Sarah Breedlove supo aprovechar la posición económica que consiguió para convertirse en una respetada filántropa.

Con su destreza y su tenacidad consiguió hacer fortuna y parte de esa fortuna la invirtió en organizaciones que luchaban por causas de derechos humanos e igualdad.

Su historia vital y profesional sigue, hoy en día, inspirando a muchas mujeres

Pero, repasemos un poco su historia….

Sarah Breedlove nació en 1867 en el estado de Louisiana, EEUU, dos años después de la abolición de la esclavitud en EEUU. Nació en el seno de una familia muy pobre.

Sus padres, Owen y Minerva, y sus hermanos mayores habían sido esclavos. Ella fue la primera hija en su familia en nacer en libertad después de la Proclamación de Emancipación que emitió Abraham Lincoln. Te recomiendo el Podcast Lila 65 sobre Lucrettia Mott, abolicionista.

Sarah se quedó huérfana con 7 años de edad y fue a vivir a casa de su hermana mayor y su cuñado, un hombre violento. Desde bien pequeña tuvo que trabajar como sirvienta.

Con tan solo 14 años, Sarah decide casarse para poder escapar del maltrato de su cuñado pero…salió de las brasas y acabó en el fuego porque su marido, Moses McWilliams, también era una persona violenta que la maltrató.

A los 18 años, Sarah tiene a su primera y única hija, Lelia McWilliams, la que sería heredera de un gran imperio….Cuando muere su esposo, Sarah tiene 20 años y su hija tan solo 2 y decide mudarse a St. Louis en donde vivían sus hermanos.

Allí tuvo que ganarse la vida como lavandera para gente adinerada. Con este trabajo apenas ganaba algo más de 1 dólar por día pero estaba decidida a conseguir suficiente dinero para ella y para su hija. Sus dos primeros propósitos eran: que su hija estudiase y poder ir ella a la escuela nocturna.

Como podéis ver, Sarah no lo tenía nada fácil para abrirse camino…era mujer y afroamericana en una época en la que ambas cosas conducían al gueto y la discriminación pero nada la frenó.

Esta estresante situación vital en la que Sarah no podía alimentarse bien y tampoco contaba con los medios de higiene necesarios para vivir (no tenía agua corriente ni calefacción) propiciaron la progresiva caída de su cabello. Esto era algo muy habitual para muchas mujeres afroamericanas de su época pero un tema absolutamente tabú (en realidad, todavía lo es hoy en día). Si le sumamos el uso de productos químicos tan agresivos como la sosa cáustica en jabones para lavar la ropa y en jabones para el cabello pues os podéis imaginar el resultado.

Sarah sintió que debía hacer algo…En un principio ella aprendió sobre el cuidado del cabello probando sus propios remedios caseros en ella y con sus hermanos que eran barberos. Más adelante conoce a Annie Turnbo Malone, fabricante de productos para el cuidado del cabello rizado afroamericano para la que trabaja como lavandera.

Sarah Breedlove vio una oportunidad de negocio e inventó en la cocina de su casa una crema para el pelo que llamó Wonderful Hair Gromer. Esta fue la primera piedra de lo que terminó siendo un imperio centrado en la belleza de las mujeres negras. Aquí abajo podéis ver una foto  👇 

Sarah Breedlove consiguió una fórmula, que no dejó de mejorar nunca, para evitar la caída del cabello y que este volviera a crecer con fuerza

Publicidad de Madam C.J. Walker

En 1905, Sarah se muda a Denver y decide que va a empezar a vender sus propios productos. En Denver conoce a Charles Joseph Walker, vendedor publicitario con el que se casa y empieza a ser conocida como Madam C.J.Walker. Ejerce de peluquera y vendedora independiente de cremas cosméticas.

Su marido decide diseñar una campaña de marketing y anuncios con el nombre de Madam C.J. Walker para su línea de productos capilares para afroamericanos. A su vez, Sarah empieza a formar a mujeres en el sector de la belleza para que aprendan a vender sus productos puerta a puerta.

Sarah Breedlove ha encaminado ya su propósito y con esa fuerza empieza a recorrer EEUU para expandir y promocionar su negocio

Sarah, que empezó vendiendo Madam Walker’s Wonderful Hair Grower, funda su propia compañía en el año 1906. Ha subido un gran eslabón vital y profesional venciendo todas los prejuicios por raza y género y se ha convertido en una mujer de éxito. Te recomiendo aquí nuestro Podcast Lila 10 sobre Bette Nesmith Graham, otra emprendedora.

En 1908, Madam C.J. Walker consigue abrir su propia escuela de belleza en Pittsburgh. Dos años más tarde empieza a conseguir beneficios con su empresa: ya tiene una fábrica, un salón de belleza y una escuela de belleza. Pensar que, a principios del siglo XX, los estándares de belleza estaban relacionados con el estereotipo de la mujer-europea- blanca y no había productos para resaltar la apariencia de las mujeres negras de la época. Por tanto, no había mercado y nuestra protagonista lo creó.

Con esa mente imparable decide añadir un laboratorio para colaborar en la investigación de nuevos productos e ingredientes para el cuero cabelludo y sus beneficios. Además, su negocio empieza a expandirse internacionalmente y llega a Latinoamérica.

Su fábrica The Walker Manufacturing Company llegó a emplear a 20.000 personas entre hombres y mujeres en Estados Unidos, América Central y el Caribe.

En 1910 ya ganaba 150.000 dólares anuales, convirtiéndose así en la primera mujer millonaria de EEUU hecha a sí misma, tal y como recoge Forbes

En 1912 Sarah decide divorciarse de su marido pero eso tampoco la detuvo.

Sarah Breedlove está centrada en el empoderamiento y la independencia de otras mujeres, animándolas a abrir sus propios negocios

“Soy una mujer que venía de los campos de algodón del sur. Desde ahí, ascendí a la tina, a la cocina y, finalmente, llegué por mí misma al negocio de fabricación de productos para el cabello. He construido mi propia fábrica en mi propio terreno”. Sarah Breedlove.

En 1917 organizó su primera conferencia anual de “Madam Walker Beauty Culturists” en Filadelfia, la 1ª Convención de mujeres estadounidenses sobre esta temática, en la que premia a las mujeres que han conseguido las mayores ventas para la empresa. Como buena empresaria, sabía incentivar y motivar a sus empleadas.

Ella enfatizó la importancia de la filantropía y la participación política dando charlas sobre temas políticos, económicos y sociales.

Madam C.J. Walker formó parte del comité ejecutivo del Desfile del silencio de 1917 para protestar contra los linchamientos que ocurrían en esos años y exigir justicia. Llegó a la Casa Blanca para entregar una petición al entonces presidente, Woodrow Wilson y conseguir su apoyo en la defensa de los ciudadanos negros que eran víctimas frecuentes de linchamientos en la época.

La salud de nuestra protagonista empieza a ser frágil. Por eso decide que quiere crear su hogar soñado y cuenta con la colaboración del primer arquitecto negro certificado en Nueva York para que la lleve a cabo. Se trata de Villa Lewaro, una casa que costó $250.000 dólares de la época, a la que se mudó en 1918.

Justo antes de su muerte, haciendo honor de su visión filantrópica, donó 5.000 dólares al fondo anti linchamiento de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color/ NAACP fundada en 1909.

Sarah Breedlove, conocida como Madam C.J. Walker, falleció joven, a los 51 años de edad en 1919.

Cuando murió era considerada la mujer afroamericana más rica de los Estados Unidos

Así lo ratifica el libro de los récords Guinness que le otorgó tal distinción al contar con más de US$1 millón al morir.

Su hija Lelia se quedó al cargo de su imperio de cosmética.

En su testamento dejó dos tercios de sus ganancias a la caridad y a su centro Madam Walker Legacy Center.

Sarah Breedlove, que como decía ella misma no solo era mujer, sino “negra y pobre” y, a pesar de todo, consiguió su propósito. Ella luchó por lo que quería y demostró que no se necesita ser hombre y tener la piel clara para ser exitosa.

Una historia de empoderamiento sobre una mujer admirable

ACTUALIDAD SOBRE MADAM C.J. WALKER

En primer lugar, a través de sus productos, ya que a día de hoy sus productos se pueden encontrar a la venta en la cadena de cosméticos Sephora.

Actualmente, la historia de nuestra protagonista se ha reivindicado con la serie “Madam C.J.Walker: Self Made” que podéis ver en Netflix.

Además os recomendamos la biografía de la periodista y tataranieta, A´´`Lelia Bundles que se titula “Madam Walker Essay”.

Recientemente, la ciudad de Nueva York ha nombrado una calle en su honor.

Y deciros también que el nombre de Sarah Breedlove está registrado en el Salón Nacional de la Fama de la Mujer.

👉Todos nuestros Podcast sobre MUJERES EMPRENDEDORAS

⭐️BETTE NESMITH GRAHAM

⭐️MARION O’BRIEN DONOVAN

⭐️LUCRETIA MOTT

Comparte en:

Deja un comentario

Visit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On FacebookVisit Us On Youtube