fbpx

ANTONIA LOUISA BRICO

ANTONIA LOUISA BRICO: Podcast Lila 68

⭐️¿Sabías que Antonia Brico fue la primera mujer que dirigió la Orquesta Filarmónica de Berlín y la Orquesta Filarmónica de Nueva York? Antonia fue una pianista y directora de orquesta holandesa que desde el silencio de su trayectoria revolucionó el mundo de la música clásica.

Descúbrela en nuestro 💪💜Podcast Lila 68

Antonia es un ejemplo de superación y de perseverancia. Una mujer sin límites, movida por el amor a la música en una época en la que el matrimonio y la maternidad eran las únicas opciones para una mujer.

Antonia Louise Brico

Antonia dirigió las más prestigiosas orquestas del mundo pero nunca fue admitida en ninguna de ellas como directora titular. 

La destreza de Antonia Brico como directora de orquesta chocó siempre con su condición femenina

Para el mundo de la música era un auténtico escándalo que los hombres se pusieran bajo la batuta de una mujer y todavía hoy cuesta ver a una mujer con una batuta en la mano.

A principios del S.XX la condición femenina estaba completamente banalizada y ahogada.

Pero, hagamos un poco de historia….

Antonia Louisa Brico nació en Róterdam, Holanda, en 1902. Siendo muy pequeña fue adoptada por una pareja, los Wolthuis, que le dieron un nuevo nombre, Wilhelmina Wolthuis, alias Willy.

Cuando Antonia tiene cinco años, la familia decide emigrar a los Estados Unidos, en concreto a Los Angeles. Allí compagina su educación formal con clases de música y piano, su auténtica pasión.

Estudió en en la Universidad de California en Berkeley para estudiar artes liberales. Allí conoció al que sería su primer mentor musical, el pianista y director de orquesta alemán Paul Steindorff, y con él tuvo claro que quería dedicarse a la dirección de orquesta, una opción profesional vetada a las mujeres.

Evidentemente, cuando expresó públicamente su intención de convertirse en directora de orquesta, las voces que se alzaron contra ella fueron muchas más que las que la apoyaron.

En 1923, Antonia Brico acaba la carrera con matrícula de honor y una vez graduada decide ir a Nueva York para encontrar su lugar en el mundo de la música. Una de las primeras salidas profesionales para Antonia fue en el campo de la enseñanza musical.

Una vez instalada en Nueva York, Antonia puede estudiar piano con otro pianista importante en su carrera: Sigismond Stokowski, pianista y compositor polaco, aunque ella tenía claro que su propósito no era el de ser una pianista virtuosa sino directora de orquesta.

Antonia Brico con la Orquesta Filarmónica de Berlín

Esta época en EEUU estaba siendo dura para nuestra protagonista por lo que decide irse a Europa.

En 1926 se traslada a Hamburgo y en esta nueva ciudad, Antonia busca un nuevo tutor y mentor musical, hasta que finalmente encuentra a Karl Muck, director de orquesta alemán que finalmente acepta y, además de alumna, la convierte en su asistenta, para que así pudiera pagar sus clases.

Ya veis que el propósito de Antonia era absolutamente firme y que su tenacidad la empujaba a conseguir su sueño, su meta: ser directora de orquesta. Estaba dispuesta a demostrar al mundo que ser hombre o mujer no era un elemento determinante para ser mejor o peor director de orquesta.

En 1930, con tan sólo 28 años, Antonia Brico debuta como la primera directora en la Orquesta Filarmónica de Berlín, convirtiéndose así en la primera mujer que lo hacía.  Tras su actuación, los críticos tuvieron que rendirse a la evidencia de su talento. En un diario alemán podíamos leer: “Miss Brico ha demostrado dotes sorpresivos e inequívocos como directora. Es más habilidosa, más lista y más musical que muchos de sus colegas masculinos que nos aburren aquí en Berlín”.

A pesar de esas buenas críticas en Europa, el hecho de ser mujer contaba más que su talento.

Pero no toda la crítica era favorable, muchos críticos y encargados de las principales orquestas seguían sin aceptar que una mujer dirigiera a tantos hombres y por eso, también podíamos leer: “ El problema con Antonia Brico es que ha nacido cincuenta años demasiado pronto”, o… “es una desgracia que una mujer dirija esta orquesta”.

Una vez instalada de nuevo en EEUU, Antonia quiere conseguir un trabajo estable como directora titular de orquesta pero eso no llegó a conseguirlo.

En esa década de los 30, instalada en Nueva York, Antonia Brico decide hablar con la primera dama del país en ese momento, la protagonista de nuestro Podcast Lila 66, Eleanor Roosevelt, a quien le fascinó el proyecto que tenía entre manos y le ofreció su apoyo.

Antonia Brico quería crear su propia orquesta, la New York Women’s Symphony, una orquesta formada única y exclusivamente por mujeres.  ¿Su finalidad? Reivindicar a la mujer como instrumentista y como música.

En plena Segunda Guerra Mundial, Antonia se aleja de Nueva York y se traslada a Denver. Allí desarrolla su carrera como profesora de piano (da clases a la cantante de folk Judy Collins que, años más tarde, realizaría un documental sobre su figura. Pensar que todos los proyectos en los que trabajaba Antonia Brico eran encargos o bien proyectos promovidos por ella misma.

En 1945, a finales de la 2ª Guerra Mundial, Antonia se presenta como candidata a la dirección permanente de la Orquesta Sinfónica de Denver y es rechazada…una vez más….y una vez más, Antonia decide regresar a Europa.

Allí dirige en Suecia, Austria, Holanda, y en Londres dirige a la London Symphony Orchestra, y entabla amistad con el compositor y violinista finlandés Jean Sibelius que ya la había visto dirigir en los Estados Unidos durante los años treinta y que estaba maravillado con ella. Jean Sibelius decía de ella que era inspiradora y que sus maneras eran magistrales.

Gracias a esta amistad, Jean Sibelius le ofreció conciertos como directora invitada y, a su vez, Antonia Brico se convirtió en una experta en las composiciones de Sibelius gracias a sus anotaciones.

A finales de la década de los 40, Antonia decide volver a EEUU ya definitivamente.

Se vuelve a instalar en Denver, allí acepta dirigir una pequeña orquesta, la Denver Bussinessmens que, más adelante se rebautizó como la Brico Bussinessmens Orchestra.

Todo ello lo combinaba todas con la enseñanza pero Antonia se sentía vacía, daba muy pocos conciertos y su nombre fue cayendo en el olvido.

Hasta llegar a la década de los 70 cuando su exalumna de piano, la cantante Judy Collins, conjuntamente con el realizador Jill Godmillow, presentó un documental sobre su figura y esto la catapultó de nuevo al éxito. Nuestra protagonista tenía 70 años.

En sus últimos años de vida, Antonia sigue con su faceta de profesora hasta llegar a 1989 cuando fallece.

Antonia. A porttrait of the woman.

“No me llamo a mí misma una mujer directora, me defino como un director [conductor] que resultó ser mujer”.

Antonia Louise Brico

Antonia no pudo disfrutar de la plenitud de su carrera como directora, porque se le negó el acceso al circuito musical de la época.

Ella fue una mujer que luchó toda su vida para hacerse un merecido lugar en el complicado mundo de la música clásica.

ACTUALIDAD SOBRE ANTONIA BRICO

En primer lugar, gracias al documental: “Antonia. A portrait of the woman” dirigido por Judy Collins y Jill Godmilow en 1974 que la rescató del silencio. El trabajo retrata la historia de una mujer que a finales del siglo XX no puede entender cómo la discriminación de género todavía le corta las alas de este modo.

Y tenemos otra película, de la directora holandesa Maria Peters, que se estrenó en 2018: La directora de orquesta sobre la figura de nuestra protagonista.

Comentaros por último que Antonia Brico se ganó un lugar en el diccionario de Susan Ware sobre las mujeres americanas más notables de los últimos siglos. «Notable American Women».

Descubre a más MUJERES MÚSICAS

⭐️MARÍA GREVER

⭐️AURORA BERTRANA

⭐️ELEANOR ROOSEVELT

Comparte en:

Deja un comentario

Visit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On FacebookVisit Us On Youtube